Este no es uno de esos estudios de una universidad norteamericana que nadie conoce. La Academia Española de Nutrición y el departamento de nutrición de la Universidad Complutense de Madrid desmienten el mito de que la cerveza es la responsable de la conocida “barriga cervecera”.

Podemos estar tranquilos porque una caña de 200 mililitros sólo aporta 84 kilocalorías. Si la mujer necesita 2.000 y el hombre 2.500 kilocalorías, el consumo de cerveza diaria no puede ser el responsable de la barriga cervecera.

Además, el estudio revela que las personas que beben cerveza de forma habitual y moderada tienen una composición corporal más adecuada que los que no la beben. Aún no sabemos qué quiere decir “composición corporal más adecuada” pero nos quedamos más tranquilos.

Entonces, los causantes de la barriga cervecera podrían ser otros: malos hábitos alimenticios, un estilo de vida sedentario, el tabaquismo o, incluso, algunos componentes genéticos.

¡Benditos estudios!

Fuente: ara.cat

David Falcon