La cerveza no es la responsable de la llamada barriga cervecera

Este no es uno de esos estudios de una universidad norteamericana que nadie conoce. La Academia Española de Nutrición y el departamento de nutrición de la Universidad Complutense de Madrid desmienten el mito de que la cerveza es la responsable de la conocida “barriga cervecera”.

Podemos estar tranquilos porque una caña de 200 mililitros sólo aporta 84 kilocalorías. Si la mujer necesita 2.000 y el hombre 2.500 kilocalorías, el consumo de cerveza diaria no puede ser el responsable de la barriga cervecera.

Además, el estudio revela que las personas que beben cerveza de forma habitual y moderada tienen una composición corporal más adecuada que los que no la beben. Aún no sabemos qué quiere decir “composición corporal más adecuada” pero nos quedamos más tranquilos.

Entonces, los causantes de la barriga cervecera podrían ser otros: malos hábitos alimenticios, un estilo de vida sedentario, el tabaquismo o, incluso, algunos componentes genéticos.

¡Benditos estudios!

Fuente: ara.cat

¡Adiós al mito de la barriga cervecera!

 

Un grupo de científicos españoles y europeos destacaron recientemente los efectos beneficiosos para la salud del consumo moderado de cerveza, entre ellos la prevención de problemas cardiovasculares y respiratorios y desterraron el mito de la barriga cervecera.

Investigadores españoles del Hospital Clínic de Barcelona, de la Universidad de Barcelona y del Centro de Investigación Cardiovascular (CSIC-ICCC), resaltaron los posibles beneficios de la cerveza, con y sin alcohol, en la salud cardiovascular, obesidad, nutrición y prevención del envejecimiento celular.

Beneficios del consumo de cerveza

El consumo moderado de cerveza junto a una dieta sana, como la mediterránea, ayuda a prevenir complicaciones cardiovasculares mayores como un infarto de miocardio o un accidente vascular cerebral.

La cerveza contiene hasta 50 tipos de polifenoles que, ingeridos en el organismo, tienen efectos beneficiosos sobre la presión arterial, los lípidos o resistencia a la insulina.

Científicos ingleses desmintieron la creencia de que la cerveza causa barriga cervecera al “no tener ninguna base científica”. El consumo excesivo de cualquier tipo de alcohol puede llevar al aumento de peso, pero no si se hace de forma moderada.

Deporte y cerveza

La cerveza, al contrario que otras bebidas alcohólicas, aporta poca cantidad de alcohol, mucha cantidad agua (95%) y potasio, lo que la hace apta para la rehidratación de los deportistas.

Dado que el ejercicio prolongado aumenta el riesgo de enfermedades en las vías respiratorias superiores, la cerveza se plantea como una complemento alimenticio favorable al reducir su inflamación e infección, ya que contiene compuestos polifenólicos.